jueves, 28 de enero de 2010

Fermín y Ale

Ale, mi secretaria, es una persona muy correcta. Se ocupa siempre de que cada cosa esté en su lugar y en su justa medida. Y llama a cada uno por su nombre.
Yo estaba atendiendo a Fermín que compró el audífono hace poco y no termina de entenderse con él. Lo rompió y le pedí que lo dejara para repararlo. Y le dije que pidiera turno para retirarlo la semana entrante.
-BUENO, AHORA LE PIDO A AXEL, dijo. Yo ignoré error y lo acompañé hasta la sala de espera.
Enseguida oí que decía:
-AXEL, POR FAVOR ME DA UN TURNO PARA LA SEMANA QUE VIENE?
Ale se lo dió. Como si nada. Y a continuación:
-AXEL, ME PIDE UN REMISE POR FAVOR?
Ale pidió un remise por teléfono y le anunciaron que había una demora de quince minutos. Le ofreció entonces algún sumplemento del diario que estaba leyendo. De su diario.
- Cual quiere? espectáculos? economía?
- NO, LA PARTE PRINCIPAL.
- Mmmm, disculpe, esa la estoy leyendo yo.
- BUENO, DEME ESPECTACULOS ENTONCES. GRACIAS AXEL.
Al ratito:
- AXEL... PUEDO PASAR AL BAÑO?
- Yo no me llamo AXEL. Es un nombre de varón. Me llamo Ale, de Alejandra!
- PERDON. PERDON
Y pasó al baño.

2 comentarios:

Cory dijo...

pobre Ale, bastante paciencia tiene!

Manu dijo...

DANIEL!