lunes, 2 de noviembre de 2009

Cuando no les importa nada

Tal vez sea un síntoma del empequeñecimiento del que ya hablé. Tal vez sea inevitable que pasados los 80 no nos importe nada del entorno y nos quedemos empantanados en lo que ya sabemos, en lo que aprendimos y se rompa el feedback con el exterior.
Prefiero pensar que no, que hay una forma de evitarlo. Que si hacemos el esfuerzo podremos llegar al último día abiertos a las novedades. Como Horacio.
Y evitar esto:

- Muy bien Rodolfo, sigamos con la rutina que le expliqué, por ahora no salga a la calle con los audífonos, úselos en ambientes conocidos, en su casa... porque no está trabajando verdad?
- NO, CLARO, POR SUERTE. PORQUE LA CIENCIA QUIMICA EN LA ARGENTINA ESTA MUERTA, NO ES COMO EN EL EXTERIOR. EN BRASIL EN CAMBIO ( bla bla bla bla bla) HAY UNA FRASE QUE USAN LOS JUGADORES DE AJEDREZ... ( bla bla bla bla)

Mis turnos atrasados, la sala de espera llena.

- Bueno, por eso Rodolfo, úselos en su casa agregándole cada dia más horas y nos vemos la semana que viene...
- DE ACUERDO - empezó a caminar hacia la puerta de salida cuando de pronto: LOS ALEMANES EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL... LE ROBO UN MINUTO MAS...
- Hay gente esperando, nos van a matar los otros pacientes Rodolfo...
- YO TRABAJABA CON UNA EMPRESA ALEMANA Y ELLOS SÍ QUE LA TENIAN CLARA, UN DIA ME LLAMO EL ALEMAN Y ME DIJO - empezó a hablar imitando el acento alemán- MIGE HER... LO QUE PASA EN AGJENTINA ES QUE...
Sonreí y lo fui empujando hacia la puerta de salida. Sin comentarios.
Tampoco él los esperaba.

4 comentarios:

estresha dijo...

jaajajajjajajaaaaa!!
El queria contar,jajjaaaa!
Igual me da pena.

Anónimo dijo...

TERRIBLE !!! TRISTE !!! Prefiero no llegar al último día. Me gusta estar conmigo, pero no cerrado como culo de muñeco !

Cory dijo...

Que tremendo, no escuchar, que no le importe nada de los demas.
Será asi llegar a viejo? Espero, como vos Tole, que no sea asi. Sería demasiado triste.

Anónimo dijo...

Si, tenemos que hacer todo lo posible para llegar, si nos toca, abiertos y con ese encanto que tienen muchos viejitos que también conocemos. Que choto!!! Menos mal que ya estás cada dia más canchera para manejarlos.